10 abr. 2017

Ritual de David Pinner

Portada de Ritual de David Pinner

David Pinner es un autor polifacético que ha escrito novelas, poesía, guiones cinematográficos y que incluso ha participado en diversas producciones teatrales. "Ritual", su primera novela, no cosechó el éxito que debiera en gran parte por culpa de la adptación cinematográfica que seis años más tarde se hizo de su texto. Un servidor comparte este sentimiento y también lo entienden así los editores de Alpha Decay, que hacen alusión a la película en el propio título del libro. En el enfoque del personaje de David/Howie está la clave: la vertiente más plana y coherente, no tan errática, del personaje del filme hacen que todo funcione mejor, incluso cuando al final del libro todo acaba encajando. Pero no adelantemos acontecimientos todavía.

Sinopsis:

Thorn es el típico pueblecito de Cornualles con su iglesia, su taberna y sus casas isabelinas. A esta remota localidad llega David Hanlin, inspector de Scotland Yard, para investigar la muerte de Dian Spark, una niña de ocho años que parece haber sido asesinada en una especie de ritual. David ronda la cuarentena y es un oficial meticuloso e instintivo con un pasado algo traumático, un individuo con aversión al sol y a los humanos en general y con una ira latente en su corazón. El rechazo que encontrará en la población autóctona pondrá a prueba sus dotes detectivescas y dificultará todavía más el avance de una, ya de por si, enrevesada investigación.

Faltan pocos días para el solsticio de verano, fecha en la que el pueblo se transforma. Sus extraños habitantes trasmutan entonces a seres que rondan lo grotesco y lo animal: individuos que se asemejan a lagartos, hombres lobo y vampiros, niños con poderes sobre los animales,... Conocemos a un párroco al que le gusta demasiado la bebida, a los Rowbottom (padres de Gilly, mejor amiga de Dian) que repudian la iglesia pero que acuden a ella con rigor dominical, a Laurence Cready, actor jubilado de laqueados bigotes que vive en una mansión, a los Spark (padres de la infortunada) y a su hermana Anna, auténtica bomba sensual del pueblo, a Fenn, un terrateniente venido a menos que vive en una modesta casita cerca del mar, a los jornaleros (James, Tom y William) y a la cuadrilla formada por los chiquillos del pueblo con Billy el Gordo al frente. A medida que se acerca la fecha del solsticio se intensifica la sensación de ambiente malsano y la teoría del asesinato ceremonial crece por momentos, pero el bueno de David deberá demostrarlo ante sus superiores.


Aunque la magia no sea sino producto
de una imaginación hipersensible,
o apenas dos mil años de electricidad
que chisporrotean en un bosque
a la espera de que llegue alguien
que crea en ella, o una locura
propia de locos; aunque no sea más que
fragmentos de todo eso, está presente
en este pueblo, en este solsticio,
en Inglaterra, pensó. Y, mal que me pese,
yo creo en ella.

Opinión:

Esta novela está preñada de creencias primitivas, de reminiscencias oscuras y obscenas, de un macabro clímax que crece por momentos y que amenaza con explotar en cualquier momento. El núcleo rural se empeña en ocultar a ojos de David los antiguos proverbios y la sabiduría ancestral, unos conocimientos que permanecen plasmados en ajados tomos casi olvidados. La naturaleza agreste cobra aquí gran importancia y se convierte en otro personaje más (es inevitable pensar en "Bosque mitago" de Robert Holdstock), en un elemento con entidad propia capaz de guiar algunos designios.

En la trama hay una investigación policial. No quiere ello decir que esta novela pertenezca al género negro (creo que dista bastante de serlo), pero aun así puede satisfacer a los amantes del noir. Desde luego gustará a los amantes del género fantástico y de terror: la prosa de Pinner, a veces hermosa y poética, a veces directa y brutal, recrea una comunidad extraña y sectaria que órbita en torno a David como una polilla en torno a la luz. Es la construcción de algunos personajes, sobre todo los de David y Anna, los que dan fuerza y carácter al relato. Aunque debo reconocer que la sombra de su versión cinematográfica ofusca sus aciertos y ensalza sus defectos.

Nada más estrenarse "The Wicker Man" se convirtió en una obra de culto: esta cinta es un referente del pulp, una obra maestra de lo que se denominó más tarde terror folk. Su inquietante y sensual puesta en escena, en la que destaca el siempre interesante Christopher Lee, cambia el ocultismo por una vertiente más hippie y desenfadada (rayando lo naíf) que choca de lleno de lleno con el puritanismo del sargento Howie. El libro es bastante más sangriento y escabroso, y arranca con una fuerza brutal para acabar desinflándose más tarde; si la novela resulta ciclotímica en exceso, el filme goza de una contención perturbadora. Sin duda empaticé mejor con los personajes de la película y, pese al final coherente y redondo del libro, comulgo más con la tensión narrativa de la adaptación (bastante libre por cierto) ideada por Anthony Shaffer. No quiero decir con ello que el libro sea malo, pero sí que ha tenido la mala suerte de coincidir, cosa extraña, con una versión de celuloide a la altura (o incluso mejor) que el original. Sin duda ambas obras son excelentes acercamientos a los ritos ancestrales de las zonas más recónditas de Inglaterra. Merece mucho la pena descubrirlas si no lo habéis hecho todavía.

- ritual de costumbrismo ocultista -
★ ★ ★ ★ ★
Ficha:

"Ritual" - David Pinner
Traducción de Regina López Muñoz
Alpha Decay - Colección Héroes modernos, 50 (978-84-92837-69-4) - 2014
266 páginas

No hay comentarios:

Publicar un comentario