6 jun. 2016

Las cosas que perdimos en el fuego de Mariana Enríquez

Portada de Las cosas que perdimos en el fuego de Mariana Enríquez

La semana previa a Sant Jordi escuché en un programa la recomendación de un par de libros: junto al ya reseñado "L’aniversari" hablaban maravillas de los cuentos de terror de Mariana Enriquez. Lo realmente terrorífico llegó cuando descubrí que había un único ejemplar en toda la ciudad y que tenía una lista de reservas infernal, pero gracias a la magnífica labor del bibliotecario en apenas un par de semanas tenía en mis manos un ejemplar a estrenar de "Las cosas que perdimos en el fuego". Una vez acabado debo reconocer que las advertencias que hicieron en la tertulia radiofónica sobre el libro eran ciertas; pero ya sabemos que los humanos tendemos a hacer caso omiso de las mismas, sobre todo cuando de historias de miedo se trata.

Sinopsis:

Estas páginas contienen un grupo de doce cuentos macabros, todos ellos con puntos de partida en apariencia cotidianos, que acaban conformando la antesala de los terrores más irracionales de la sociedad moderna. Los hechos tienen lugar en tierras argentinas pero se pueden hacer extensibles a cualquier ciudad del mundo, si bien es cierto que ingredientes como la pobreza y la violencia son excelentes catalizadores para dichos actos; a partir de ellos el festín de sangre está asegurado.

Los personajes femeninos de los cuentos de Enriquez son contundentes: tenemos a chicas hartas de sus novios, a mujeres obsesionadas con calaveras, esqueletos y niños deformes, a jóvenes que se queman a lo bonzo... Son personajes muy volubles y excesivamente permeables a una realidad marginal que las arroja de lleno a los infiernos. Da igual que la protagonista viva en una antigua mansión porteña o que abandone la ciudad para refugiarse el campo, el terror siempre les dará alcance allí donde estén.

"Los años intoxicados" es un buen ejemplo de lo que encontraremos en estas páginas: desasosiego, crueldad y la perpetua lucha por salir adelante o por seguir con vida en el peor de los casos. En este relato tres amigas disfrutan al máximo de su juventud, combatiendo la oscura desidia que planea sobre su generación con un exceso de drogas y alcohol. No sirve mirar atrás, donde solo habitan fantasmas, ni tampoco al presente rebosante de dolor y sufrimiento; solo existe el futuro, la dulce promesa sellada con besos y abrazos, para lograr una vida mejor.


En esa cocina juramos que nunca
tendríamos novios. Juramos con sangre,
cortándonos apenas, y con besos,
en la oscuridad porque la electricidad
no existía otra vez.

Opinión:

No es necesario regodearse con las desgracias ajenas así como tampoco es lícito ignorarlas hasta el punto de hacerlas invisibles. Mariana Enriquez cruza en este libro el turbio límite de la moralidad para materializar y hacer palpables estos males. Los suburbios marginales se convierten aquí en el caldo de cultivo idóneo para nuestras peores pesadillas, aquellas ante las que muchos prefieren desviar la mirada. Pero la autora nos obliga a mantener fija la mirada en unos hechos que, no por sádicos u horrendos, dejan de ser comunes o incluso triviales.

Se mezclan en estas páginas fantasmas del pasado, creencias y rituales santeros, monstruos que habitan en el lodo, casas encantadas, malos viajes psicotrópicos, seres con miembros mutilados y asesinos en serie. Todo un elenco de elementos crudos y sangrientos no aptos para lectores sensibles. Relatos como "La casa de Adela" se muestran soberbios desde el punto de vista narrativo sin perder por ello un ápice de su capacidad para generar miedo, pero el ensañamiento literario de algunos cuentos me ha dejado un poso amargo; resultan demasiado truculentos. La calidad literaria de los cuentos es innegable, de eso no hay duda, pero hay que tener mucho valor para entrar en una habitación a oscuras y hacer frente a nuestros peores y más profundos temores.

- relatos de terror macabro -
★ ★ ★ ★ ★
Ficha:

"Las cosas que perdimos en el fuego" - Mariana Enriquez
Editorial Anagrama - Narrativas hispánicas, 559 (978-84-339-9806-4) - 2016
197 páginas

No hay comentarios:

Publicar un comentario